Archivo de la etiqueta: Navidad

26 microrrelatos

Maratón Guadalupe – Reyes

Los Reyes Magos se guiaron por una estrella que alumbraba el pesebre donde había nacido Brian, el mesías de Los Monty Python en su genial parodia, inspirada en una historia verídica. Por suerte para los peregrinos de Oriente, Jesús nació la misma noche en un pesebre vecino. ¡Qué feliz coincidencia!

***

Llegaron tres reyes montados en camellos al lugar de su nacimiento; al verlo, se arrodillaron y ofrendaron sus presentes: sendas bombas nucleares y un profético decreto que leyó José porque María no sabía leer: “Te erigirás como rey de los judíos y tu reino será tan genocida como el imperio nazi”.

***

–Mi reino no es de este mundo –sentenció el mesías, y los soldados del imperio lo coronaron con espinas y lo declararon Rey de los Judíos y, cuando agonizaba en la cruz, volvieron los Reyes Magos, ya viejos y seniles, a desvariar:

–¡Ey, INRI, colega! Te trajimos unos regalitos.

***

Para renovar la tradición, los Reyes Magos acordaron que los niños malvados, en vez de los regalos que pidieran, recibieran cuadros diabólicos para causarles pesadillas desde las paredes de sus recámaras. Lo malo es que algunos de esos niños se quedaron en el viaje.

***

Decidimos que la última cena del año, sin relación alguna con la que pintó Da Vinci, fuera un atracón marca Diablo, pecaminoso, como el último deseo de un condenado a muerte, y ebrios de vino y lujuria, nos revolcamos como cerdos entre carne muerta y besos de mermelada.

***

Cuenta la leyenda que, en las noches sin luna, el hombre lobo se transforma en la mujer barbuda del circo y, aunque se parece al Jefe Diego, algunos niños la confunden con Papá Noel. Fuentes confiables que solicitan el anonimato han revelado que así surgió dicho monstruo abominable.

***

Guadalupe Reyes nació un 6 de enero, por lo que el «día de su santo» comenzaba un maratón festivo que terminaba el día de su cumpleaños, 26 intensos días y sus noches de juerga ininterrumpida y desgastante, sobre todo para la salud de la festejada, que murió a la edad de 33 años, anciana.

***

El Maratón Guadalupe – Reyes fue creado por el Diablo para que sus abyectos súbditos en México pudieran engendrar la nueva Ley de Seguridad Interior, pues en vísperas de la próxima sucesión presidencial no estaba programado ningún partido de la Selección Nacional de Futbol.

***

El 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, se registró AMLO como candidato de su Morena del Tepeyac y envió una carta a los Reyes Magos en la que decía: “Prometo ser buen priista si me dejan llegar”. Pero llegó el esperado 6 de enero y San Peje se quedó esperando su regalo.

Otros reyes

–¡Gózame, negra, gózame! –dijo Tin Tan frunciendo la nariz.

–Sí, mi Rey, mi Rey del Barrio –contestó Nigromanta en ropa tan breve como la de Tongolele descalza.

Y Tin Tan siguió tocando los timbales, mientras la mulata sacudía sus caderas de yegua y sus nalgas siderales.

***

El Rey ordenó levantar un muro alrededor de sus propios recintos con los huesos de sus enemigos, a quienes empalaba por centenares para verlos agonizar con un dolor insoportable mientras él desayunaba, y el muro creció hasta alcanzar un tamaño inversamente proporcional al de su reino.

***

–¡Que mueran todos! (los que tengan que morir) –decretó el rey loco, y entonces los ministros de la Corte se fueron de vacaciones antes de atender a los padres de l@s niñ@s quemad@s en la Guardería ABC y, al volver, exoneraron a los autores materiales de la masacre de Acteal.

La Divina Comedia

Gabo confundió a Remedios con Beatriz, y La Biblia con La Divina Comedia, cuando la bella sin cabello ni ropa interior ascendió como la virgen María, pues también ella era virgen y santa, y mostró al autor el camino al cielo, pues también él se confundió con Dante.

***

Tomarían el cielo por asalto con la consigna de la imaginación al poder, pero el infierno se interpuso encarnado por un ejército represor, asesino de estudiantes, y en donde había “caos y anarquía” impuso “orden y respeto”: primero el Infierno, después el Purgatorio y, por último, el Paraíso de la impunidad.

***

El Purgatorio no terminó con la muerte de Stalin, pues los sucesores continuaron con las purgas estalinianas, cambiando sólo algunos métodos. En el turno de Brézhnev, por ejemplo, Siberia y los paredones de fusilamiento fueron sustituidos por hospitales siquiátricos.

***

En el Purgatorio, quienes pecaron de gula vomitan hasta quedar esqueléticos; a quienes robaron les amputan las manos una y otra vez; quienes mataron mueren como sus víctimas ad paenitentiam reverti… pero con una buena mochada, la burocracia mexicana facilita el tránsito al Paraíso de la impunidad.

***

“Eso que para los humanos es el purgatorio es sólo la prisión del alma por el cuerpo”, se dice que escribió Rulfo, mientras que la frase “más púdica” que había escuchado Nietzsche era: “En el verdadero amor, el alma es la que envuelve al cuerpo.”

***

Aunque Dante jamás lo habría concebido, el metro de la Ciudad de México es la pesadilla dantesca por antonomasia, salvo para carteristas y acosadores sexuales, que hacen el trabajo sucio de los sirvientes en el infierno, hasta que la cárcel asume función infernal.

***

El hacinamiento carcelario es otra pesadilla real que parece concebida por la imaginación dantesca. Para los condenados a cadena perpetua, las cárceles de Brasil hacen preferible la muerte a riesgo de que el infierno eterno supere por un rato a la muerte en vida.

***

Todas las religiones cometen un error de cálculo cuando presentan al infierno como estadio subterráneo. Dante no lo corrigió. La espaciosa dimensión celeste parece más lógica, pues la del infierno, a pesar del hacinamiento, es insuficiente para tantos pecadores.

Escuadrones fantasmas

Cuenta la leyenda que el escuadrón aéreo parecía invencible, hasta que fue abatido por un misterio; unos especulan que lo derribó un volcán en nacimiento; otros que sufrió un ataque de visitantes extraterrestres. Lo cierto es que, desde aquella derrota inexplicable, vuelve a ser visto en las alturas, volando como un espectro, para bombardear pueblos fantasmas y, una vez cumplida su misión zombi-sonámbula, regresar victorioso a la Nada.

***

Érase un guerrero que, después de muerto, derrotó a su propio ejército en venganza por haberlo fusilado y lo convirtió en un espectro como él para seguir nutriendo sus filas con cadáveres de otros ejércitos hasta que no quedara ninguno y hubiera por fin paz en el mundo.

***

“La última vez lo vi irse entre humo y metralla, contento y desnudo; iba matando canallas con su cañón de futuro”, y los canallas muertos se levantaban para unirse a su escuadrón, que llegó a ser batallón y después un ejército, muchos ejércitos con 200 millones de almas invencibles y avergonzadas por su pasado reciente de cobardía.

***

Para hacer honor a su nombre, el escuadrón suicida parecía tener espíritu de sacrificio kamikaze, pues moría en cada misión, siempre con éxito, pero su fantasma tenía cada vez menos fuerza y energía, hasta que una petición de jubilación a la comandancia reunió un millón de firmas en @Change.org.

Los universitarios progres

Reunidos en Sanborns, llevaban puestos blue jeans Levi’s y tenis Nike, fumaban Marlboro en el área de fumadores; pusieron sus dispositivos Apple en la mesa, pidieron Coca Cola y Banana Split, y se aventaron cinco horas disertando en tono yupi sobre la vigencia del marxismo y la revolución socialista.

Muerte anónima

Había un cadáver en el callejón del gato. Vestía con elegancia, pero las ratas en harapos lo dejaron en ropa interior. Pasaron días y noches sin que la policía se enterara, de modo que los restos mortales del desconocido se pusieron verdes y se hincharon hasta reventar. Al final, fue imposible identificarlos y dictaminar la causa de su muerte (estrangulamiento con hilo metálico).

Anuncios

Horror navideño

Navidad tétrica por Energía Elca

Navidad tétrica | Energiaelca

Sembraron un pino en el patio de su casa y, cuando creció, decidieron que había llegado el momento de torturarlo, rodeándolo de cables para electrocutarlo al calor de focos diminutos en abundancia, colgando basura de sus delgadas ramas para obligarlo a sostenerla sin descanso ni opción, así el esfuerzo continuo lo agotara, y sofocando con maquetas cristianas la tierra en donde había hachado raíces; lo hicieron en invierno durante años, hasta que el árbol cobró venganza, dejando caer por cansancio la basura que lo adornaba y enterrando al “niño Dios” con todo y pesebre, a sus padres humanos (que no al espíritu santo), a los tres reyes magos y sus camellos, a los corderos, las vacas, los burros, las gallinas… La tierra madre del joven pino se tragó también los regalos que se harían sus torturadores y, cuando los infantes escarbaron para recuperar sus futuros presentes, la tierra se los tragó, los succionó y engulló también a ellos. Los adultos, palas y picos en mano, trataron de salvar a sus hijos, pero el pino multiplicó su propio tamaño hasta la desproporción de la fantasía para dejarse caer sobre los improvisados rescatistas, y con la muerte de todos terminó la pesadilla de este ser viviente, algo que, desde la estupidez católica, nadie ha sabido explicar y lo atribuye a presunta posesión del árbol por un demonio tan original que ahora Joligud festeja la adquisición de una nueva idea para realizar otro de sus bodrios.

La verdadera historia

Al llegar el invierno ruso, nomás el zar y su familia tuvieron Navidad, pero inventada, porque hasta Papá Noel languidecía en el desamparo y la orfandad del pueblo, tanto que se vio en la penosa necesidad de sacrificar a los renos para saciar su propia hambre. Aunque hubiera tenido regalos que repartir, ya no podía desplazarse, pero lo intentó de todos modos para no morir bajo la nieve y logró evitarlo: murió congelado y de pie mientras caminaba más por inercia instintiva que por ánimo vital de sobrevivencia. La nieve lo sepultó después en el gélido desierto de la soledad. Al llegar la primavera, cuando el sol derritió por fin el hielo de la estepa helada, los lobos redujeron a huesos el cadáver y, con el asesinato de la familia imperial, dejó de haber Navidad en Rusia. Un siglo después, la Iglesia católica importó de Occidente la tradición navideña, prostituyendo el cuento con fines comerciales.

Navidad caníbal

Los niños prendieron fuego al ladrón que, haciéndose pasar por Santa Claus, bajaba por la chimenea; mamá lo cocinó a tiempo de buen tueste y alguien llamó a la puerta en Nochebuena: era Santa Claus, que asesinó a mamá del susto y un infarto, y papá lo metió a la cárcel por asesinato a sangre fría. Desde entonces, ¡odio a la Navidad!

***

A falta de pavo, por la crisis económica, esta Nochebuena cenaremos lechero adúltero, cartero tardío y niño que venga por la pelota que aventó al patio. Cuando hay determinación, pasa desapercibida la pobreza.

***

Los niños esperaron despiertos a Santa Claus frente a la chimenea para prenderle fuego al verlo bajar. Entre los leños estaba el condimento. Mamá lo cocinó y hoy, como todos los años, cenaremos cerdo al carbón.

***

El pavo de Nochebuena tenía un sabor extraño, algo nostálgico, evocativo de amigos ausentes, de parientes que solían visitarnos, pero de un tiempo acá, dicen mis papás, “se nos adelantaron”.

***

En Navidad, la familia Lecter acostumbra invitar a sus vecinos al “recalentado”, que ha de ser una delicia, pues se quedan tanto tiempo en esa casa que nunca jamás se les vuelve a ver.

***

Nos invitó a cenar Hannibal Lecter en Nochebuena; dice que dejemos de buscar a papá, que desde ayer es su huésped y, con su encanto de gran conversador, lo tiene congelado.

***

Buenas noches y muchas gracias por la cena. Estuvo delicioso todo y muy original el detalle de los tatuajes carcelarios. Con razón el pavo no tenía forma de pavo.

Imagen de Energiaelca