Archivo de la categoría: Microhorror

Cuentos circenses

Fuentes confiables que solicitaron el anonimato han revelado que, a diferencia de lo que nos vende la historia oficial, el gran jefe de los indios sioux, Toro Sentado, formó parte del circo de Buffalo Bill hasta rebelarse, no por el exterminio de su propio pueblo y los demás nativos de Norteamérica, sino porque otro actor del espectáculo, un hombre blanco de la peor calaña, soldado en retiro con el que debía representar la escena teatral de una batalla verídica, le arrancaba las orejas postizas y nunca se las devolvía.

«Mujer que camina como hombre», así llamada por los indios del circo, había sido pistolera en su juventud y ahora era una tiradora infalible de tamaño monumental, que solía defender del hombre blanco al jefe indio y regalarle un nuevo par de orejas hechas a pedido, pero un día encontró en su casa rodante al abusador y sus cómplices descuartizados a golpes de hacha y sin cuero cabelludo.

Buffalo Bill reprendió a Toro Sentado, lo echó del circo a mitad de una gira por Europa y amenazó con asesinarlo si volvía, pero el legendario cazador y enemigo de los indios fue también objeto de la ira del gran jefe y acabó como sus antiguas víctimas: muerto y desollado.

Con su fundador pasó a la historia el circo de la ignominia yanqui, y Toro Sentado vivió sus últimos días en las tabernas de Inglaterra, borracho, amargado, sin pueblo, sin casa y sin orejas.

***

La mayor atracción del circo rodante de Bronco Billy era el propio Bronco Billy, que lanzaba cuchillos con los ojos vendados al cuerpo giratorio de una mujer, disparaba desde su caballo en movimiento a platos voladores y aconsejaba que los niños comieran avena… hasta que empezó a envejecer y, cada vez con más frecuencia, sus cuchillos se incrustaban en las piernas y los brazos del cuerpo giratorio y, en una ocasión, apuñaló el cuello de la mujer, y también con frecuencia creciente, las balas de sus disparos daban en los postes de la carpa y, en una ocasión, la hizo caer entera sobre el público y, en otra ocasión, disparó a la cabeza de un niño que, desde entonces, compite con el causante de su desgracia como atracción circense: es el niño sin cabeza, y el viejo Bronco Billy, aunque sigue siendo el dueño nominal de la empresa, ya no hace más que mantenerse borracho y cometer despropósitos y descalabros seniles, no da una el pobre diablo ni sirve para nada… ¡puras vergüenzas!

***

Cazada en África y vendida como esclava en Estados Unidos, fue comprada por el dueño de un circo y exhibida como fenómeno, pues era poseedora de unas inmensas nalgas, las más grandes y carnosas del mundo conocido hasta entonces por la “civilización” occidental. Muchos hombres ofrecieron dinero al dueño por usar esas nalgas en la intimidad para saciar el deseo y la curiosidad morbosa, y el dueño, muy complaciente, acumuló una fortuna de tamaño proporcional al de su principal negocio: las nalgas de Saartjie, también llamada «La Venus Hotentote» por su origen en esa tribu del suroeste africano.

Así fue durante años, hasta que unos pescadores hallaron a orillas del río más cercano al circo el cadáver del cirquero venido a proxeneta y muerto de asfixia. La policía, desde luego, averiguó que habían desaparecido al mismo tiempo la negra de nalgas descomunales y la fortuna amasada a costa suya. Tiempo después, se oyó el rumor de que la mujer se ocultaba en la mansión de un nuevo rico en función de prestanombres, donde ella regenteaba un prostíbulo de esclavas liberadas a medias.

***

Una mujer barbuda y con pelo en el pecho, otra con cuerpo de gallina por haber sido infiel a su marido, una niña con cuerpo de araña por desobedecer a sus padres, unos trapecistas sin piernas, unos payasos que hacen de las suyas (quemar vivos a los indigentes mientras duermen) en los parques de noche, unas hermanas siamesas con diferentes gustos, sobre todo sexuales, unos enanos pedófilos, un gigante con gerontofilia y un domador de miniaturas, entre otros fenómenos y atracciones circenses por curiosidad antropológica, se presentan en compañía de animales mutantes no menos fenomenales por la indefinición de sus especies, y hacen las delicias para el público demente de manicomios infantiles en Serbia.

***

Uno de los locos del público reconoció bajo el maquillaje y los disfraces, entre los fenómenos del circo visitante, a sus antiguos compañeros que escaparon del manicomio y volvieron para dar, ahora de entrada por salida, un espectáculo alucinante.

***

Animales esclavos: un elefante maltratado en el circo, torturado con descargas eléctricas y golpeado con un gancho por el actor Christoph Waltz en el rodaje de la película Water for Elephants, anciano de por sí, fue liberado por una asociación defensora de los derechos animales y, desde entonces, aprende a dibujar y pintar junto con otros de su especie; tres leones sin dientes y domados a latigazos fueron liberados por la misma asociación y ahora se dedican a descansar…

Eso “informaba” el reportaje de un periodista que, chayote mediante, más bien desinformaba para ocultar la triste realidad: que los elefantes aprendían a dibujar y pintar estimulados con más toques y choques eléctricos, o pequeños premios en su caso, y que el descanso de los leones era verídico, pero eterno, todo en eras del dinero que mucha gente donaba para el rescate de animales esclavizados por los circos.

***

Una de las máximas atracciones del circo era una contorsionista que hacía pasar los brazos, el torso y la cabeza entre las piernas hasta volver al lugar original ocho veces, de modo que al final parecía más bien un ser de otra especie, un rarísimo espécimen, y comenzó a cobrar el doble, como contorsionista y fenómeno, lo que originó fricciones y conflictos laborales, causantes a su vez de la bancarrota del espectáculo…

FIN

Anuncios

Micro realidad

El legado

Había una pareja que, a partir de su identificación ideológica y sus fuertes lazos de unidad, se puso un membrete panfletario para participar en el lucrativo negocio de la prostitución política; tuvo muchos vástagos y, con el paso de lustros y décadas, uno de los hijos se unió a la causa de los padres, de modo que la organización creció y siguió creciendo cuando, al paso de más lustros y décadas, uno de los nietos se unió también a la causa de los abuelos, y vino el homenaje a la perseverancia y la tenacidad, la unidad inquebrantable, los principios y los fines, todo inflexible y puro en teoría. La pareja fundadora de la organización murió al pie del cañón, en pie de guerra, y su legado es conocido por las nuevas generaciones de activistas que ven el imaginativo membrete de panfleto en las redes sociales, con cuentas administradas por el hijo y su pareja, el nieto y su pareja. “¡Seguimos unidos y cada vez somos más! ¡La lucha sigue! ¡Venceremos!” –reza el perfil de la empresa.

El anatema

“Pero queremos dejar claro –dijo el gran líder– que nos referimos a la prensa y no a la policía con gafete de prensa”. Entonces todos aplaudieron con entusiasmo fanático: frenético y estridente, incluidos los incontables emisarios de corporaciones policíacas y militares que trataban de pasar desapercibidos; sólo se abstuvo alguien por disentir de la fórmula discursiva y advertir su fracaso, alguien que ahora es señalado por todos desde la sombra: ¡Policía!

Los universitarios progres

Reunidos en Sanborns, llevaban puestos blue jeans Levi’s y tenis Nike, y fumaban Marlboro en el área de fumadores; pusieron sus dispositivos Apple en la mesa, pidieron Coca Cola y Banana Split, y se aventaron cinco horas disertando en tono yupi sobre la vigencia del marxismo y la revolución socialista.

El amor obligatorio

–¡Debes amar a tu país! –sentenció el profesor de civismo, señalando con un dedo flamígero el rostro de su alumno, a quien inculcan “amor” desde entonces con la hiriente disonancia de tambores y trompetas, obligándolo a marchar en solemne ceremonia de corte militar, cuando él todavía no despierta del todo, pesadilla semanal que recordará con rencor durante décadas, una vez liberado, y optará por el odio y la violencia retroactiva como efecto directo, no colateral, de asociar el verbo “amar” con la imposición de nociones demagógicas y vacuas, obligaciones irracionales, así como el sustantivo “país” con ausencia de contenidos y significados reales, acumulación de vacío y verborrea, y preferirá vivir por su parte a morir por la patria.

Degradación privada

El Chupacabras vendió Telmex a su prestanombres, que primero reemplazó a los humanos por máquinas y luego contrató a miles de autómatas infrahumanos que, además de creer en el mito de la infalibilidad sistémica y obedecer a ciegas, son baratos. Desde entonces, mi contestadora telefónica recibe hasta diez llamadas que, a veces con voz grabada, me cobran durante una semana o más, después de que pago muy caro por un mes de servicio incompleto y pésimo.

(Esta historia continuará…)

Democracia

Érase un restaurante llamado México en el que había dos opciones de bebidas: Coca Cola y Pepsi, pero algunos comensales no querían beber eso; entonces Coca Cola se mezcló con Pepsi y surgió así «la izquierda»; luego Pepsi mezclóse con Coca Cola y surgieron los «candidatos independientes»; unos cuantos millones de pendejos creyeron ser electores de sus bebidas; los dueños del restaurante les dieron a comer mierda, y ellos bebieron y vivieron infelices para siempre. Fin.

Perpetuación de la enfermedad

Hubo dos candidatos en la elección municipal. El primero declaraba: “Soy orgullosamente mexicano; amo a mi país”, mientras el segundo espetaba: “La naturaleza del mexicano es una porquería y por eso México perpetúa todos sus males, en vez de erradicarlos de raíz”. Como era previsible, el candidato nacionalista ganó con el cien por ciento de los votos, y el oponente confirmó el acierto de su diagnóstico.

El votante

Al ensuciar su dedo, limpió su conciencia y, cuando despertó, el dinosaurio era él.


El demente

Érase un candidato a presidente de México que, para acabar con la corrupción, ofrecía perdonar a los corruptos y, para acabar con la violencia, ofrecía perdonar a los capos del crimen organizado, y todo era perdón en su programa de impunidad llamado Proyecto de Amor y Paz 2018.

Calabaza

El 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, se registró AMLO como candidato del partido Morena del Tepeyac y envió una carta a los Reyes Magos en la que decía: “Prometo ser buen priista si me dejan llegar”. Pero llegó el esperado 6 de enero y San Peje se quedó esperando su regalo.

La contienda

–¡Respetable público: Lucharaaán a dos de tres caídaaas sin límite de tiempo, en esta esquinaaa el PRI original y, en esta otraaa, su copiaaa “morena”!

En campaña

Un escalofrío invadió mi cuerpo al ver el Zócalo infestado por una desbordante y aplastante masa de zombis. En el templete, los arengaba El Peje.

Masoquismo

La moda zombi alcanzó tal desproporción que, en México, por ejemplo, formaron partidos políticos y ganaron todas las elecciones.

En México

La epidemia zombi se generalizó y terminó por identificar y unir a los infectados, que ahora la llaman nacionalismo.


Obnubilación

El Maratón Guadalupe – Reyes fue creado por el Diablo para que sus abyectos súbditos en México pudieran engendrar la nueva Ley de Seguridad Interior, también llamada Ley de Represión Interior, pues en vísperas de la próxima sucesión presidencial no estaba programado ningún partido de la Selección Nacional de Futbol.

Mucho gusto

Aquí entre sicópatas, me presento: Causé un genocidio con 121 mil 683 personas asesinadas y más de 26 mil desaparecidas en seis años, según cifras oficiales, y ahora pretendo que mi cónyuge (una buena para nada que ni siquiera sabe hablar) lo continúe.

No es cuento

Los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki tuvieron una réplica mexicana que duró dos sexenios con el nombre de «guerra contra el narcotráfico», un número similar de bajas mortales y 38 mil desaparecidos, pero en versión perpetua y empeorada, pues México se acostumbra siempre a lo que sea y terminó legalizando el genocidio y la barbarie.

Desvergüenza

El Partido presentó en comisiones y al pleno de la Cámara de Diputados un proyecto de Ley para la abolición de la vergüenza y la conciencia, castigando con cárcel y elevadas multas a quien fomente sedición informativa y pesquisas morales cuando atenten contra la falta de principios y valores éticos. [1]


El innombrable

Érase un país tan pobre que ni siquiera tenía nombre ni cultura propia y tan loco estaba el pobre que solía confundir su demencia con democracia.


1. Premonición: Días después de publicado este microrrelato en Tuiter, el Senado de la República devolvió a la Cámara de Diputados el proyecto de Ley de Seguridad Interior, también llamada Ley de Represión Interior, y la Cámara baja envió a la Cámara alta un proyecto de «Ley Mordaza».


26 microrrelatos

Maratón Guadalupe – Reyes

Los Reyes Magos se guiaron por una estrella que alumbraba el pesebre donde había nacido Brian, el mesías de Los Monty Python en su genial parodia, inspirada en una historia verídica. Por suerte para los peregrinos de Oriente, Jesús nació la misma noche en un pesebre vecino. ¡Qué feliz coincidencia!

***

Llegaron tres reyes montados en camellos al lugar de su nacimiento; al verlo, se arrodillaron y ofrendaron sus presentes: sendas bombas nucleares y un profético decreto que leyó José porque María no sabía leer: “Te erigirás como rey de los judíos y tu reino será tan genocida como el imperio nazi”.

***

–Mi reino no es de este mundo –sentenció el mesías, y los soldados del imperio lo coronaron con espinas y lo declararon Rey de los Judíos y, cuando agonizaba en la cruz, volvieron los Reyes Magos, ya viejos y seniles, a desvariar:

–¡Ey, INRI, colega! Te trajimos unos regalitos.

***

Para renovar la tradición, los Reyes Magos acordaron que los niños malvados, en vez de los regalos que pidieran, recibieran cuadros diabólicos para causarles pesadillas desde las paredes de sus recámaras. Lo malo es que algunos de esos niños se quedaron en el viaje.

***

Decidimos que la última cena del año, sin relación alguna con la que pintó Da Vinci, fuera un atracón marca Diablo, pecaminoso, como el último deseo de un condenado a muerte, y ebrios de vino y lujuria, nos revolcamos como cerdos entre carne muerta y besos de mermelada.

***

Cuenta la leyenda que, en las noches sin luna, el hombre lobo se transforma en la mujer barbuda del circo y, aunque se parece al Jefe Diego, algunos niños la confunden con Papá Noel. Fuentes confiables que solicitan el anonimato han revelado que así surgió dicho monstruo abominable.

***

Guadalupe Reyes nació un 6 de enero, por lo que el «día de su santo» comenzaba un maratón festivo que terminaba el día de su cumpleaños, 26 intensos días y sus noches de juerga ininterrumpida y desgastante, sobre todo para la salud de la festejada, que murió a la edad de 33 años, anciana.

***

El Maratón Guadalupe – Reyes fue creado por el Diablo para que sus abyectos súbditos en México pudieran engendrar la nueva Ley de Seguridad Interior, pues en vísperas de la próxima sucesión presidencial no estaba programado ningún partido de la Selección Nacional de Futbol.

***

El 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, se registró AMLO como candidato de su Morena del Tepeyac y envió una carta a los Reyes Magos en la que decía: “Prometo ser buen priista si me dejan llegar”. Pero llegó el esperado 6 de enero y San Peje se quedó esperando su regalo.

Otros reyes

–¡Gózame, negra, gózame! –dijo Tin Tan frunciendo la nariz.

–Sí, mi Rey, mi Rey del Barrio –contestó Nigromanta en ropa tan breve como la de Tongolele descalza.

Y Tin Tan siguió tocando los timbales, mientras la mulata sacudía sus caderas de yegua y sus nalgas siderales.

***

El Rey ordenó levantar un muro alrededor de sus propios recintos con los huesos de sus enemigos, a quienes empalaba por centenares para verlos agonizar con un dolor insoportable mientras él desayunaba, y el muro creció hasta alcanzar un tamaño inversamente proporcional al de su reino.

***

–¡Que mueran todos! (los que tengan que morir) –decretó el rey loco, y entonces los ministros de la Corte se fueron de vacaciones antes de atender a los padres de l@s niñ@s quemad@s en la Guardería ABC y, al volver, exoneraron a los autores materiales de la masacre de Acteal.

La Divina Comedia

Gabo confundió a Remedios con Beatriz, y La Biblia con La Divina Comedia, cuando la bella sin cabello ni ropa interior ascendió como la virgen María, pues también ella era virgen y santa, y mostró al autor el camino al cielo, pues también él se confundió con Dante.

***

Tomarían el cielo por asalto con la consigna de la imaginación al poder, pero el infierno se interpuso encarnado por un ejército represor, asesino de estudiantes, y en donde había “caos y anarquía” impuso “orden y respeto”: primero el Infierno, después el Purgatorio y, por último, el Paraíso de la impunidad.

***

El Purgatorio no terminó con la muerte de Stalin, pues los sucesores continuaron con las purgas estalinianas, cambiando sólo algunos métodos. En el turno de Brézhnev, por ejemplo, Siberia y los paredones de fusilamiento fueron sustituidos por hospitales siquiátricos.

***

En el Purgatorio, quienes pecaron de gula vomitan hasta quedar esqueléticos; a quienes robaron les amputan las manos una y otra vez; quienes mataron mueren como sus víctimas ad paenitentiam reverti… pero con una buena mochada, la burocracia mexicana facilita el tránsito al Paraíso de la impunidad.

***

“Eso que para los humanos es el purgatorio es sólo la prisión del alma por el cuerpo”, se dice que escribió Rulfo, mientras que la frase “más púdica” que había escuchado Nietzsche era: “En el verdadero amor, el alma es la que envuelve al cuerpo.”

***

Aunque Dante jamás lo habría concebido, el metro de la Ciudad de México es la pesadilla dantesca por antonomasia, salvo para carteristas y acosadores sexuales, que hacen el trabajo sucio de los sirvientes en el infierno, hasta que la cárcel asume función infernal.

***

El hacinamiento carcelario es otra pesadilla real que parece concebida por la imaginación dantesca. Para los condenados a cadena perpetua, las cárceles de Brasil hacen preferible la muerte a riesgo de que el infierno eterno supere por un rato a la muerte en vida.

***

Todas las religiones cometen un error de cálculo cuando presentan al infierno como estadio subterráneo. Dante no lo corrigió. La espaciosa dimensión celeste parece más lógica, pues la del infierno, a pesar del hacinamiento, es insuficiente para tantos pecadores.

Escuadrones fantasmas

Cuenta la leyenda que el escuadrón aéreo parecía invencible, hasta que fue abatido por un misterio; unos especulan que lo derribó un volcán en nacimiento; otros que sufrió un ataque de visitantes extraterrestres. Lo cierto es que, desde aquella derrota inexplicable, vuelve a ser visto en las alturas, volando como un espectro, para bombardear pueblos fantasmas y, una vez cumplida su misión zombi-sonámbula, regresar victorioso a la Nada.

***

Érase un guerrero que, después de muerto, derrotó a su propio ejército en venganza por haberlo fusilado y lo convirtió en un espectro como él para seguir nutriendo sus filas con cadáveres de otros ejércitos hasta que no quedara ninguno y hubiera por fin paz en el mundo.

***

“La última vez lo vi irse entre humo y metralla, contento y desnudo; iba matando canallas con su cañón de futuro”, y los canallas muertos se levantaban para unirse a su escuadrón, que llegó a ser batallón y después un ejército, muchos ejércitos con 200 millones de almas invencibles y avergonzadas por su pasado reciente de cobardía.

***

Para hacer honor a su nombre, el escuadrón suicida parecía tener espíritu de sacrificio kamikaze, pues moría en cada misión, siempre con éxito, pero su fantasma tenía cada vez menos fuerza y energía, hasta que una petición de jubilación a la comandancia reunió un millón de firmas en @Change.org.

Los universitarios progres

Reunidos en Sanborns, llevaban puestos blue jeans Levi’s y tenis Nike, fumaban Marlboro en el área de fumadores; pusieron sus dispositivos Apple en la mesa, pidieron Coca Cola y Banana Split, y se aventaron cinco horas disertando en tono yupi sobre la vigencia del marxismo y la revolución socialista.

Muerte anónima

Había un cadáver en el callejón del gato. Vestía con elegancia, pero las ratas en harapos lo dejaron en ropa interior. Pasaron días y noches sin que la policía se enterara, de modo que los restos mortales del desconocido se pusieron verdes y se hincharon hasta reventar. Al final, fue imposible identificarlos y dictaminar la causa de su muerte (estrangulamiento con hilo metálico).


Bicéfalos y locos

Complementos

El niño bicéfalo, como dos personas en el mismo cuerpo, provocaba tal horror a los demás niños que, por ese motivo, vivía confinado a la soledad, hasta que un día, caminando por el bosque maldito al que nadie incursionaba, se encontró con un niño acéfalo y, después de muchos encuentros secretos, se hicieron grandes amigos. Cuando los padres del niño bicéfalo conocieron a su amigo acéfalo, un médico loco, amigo de la familia, se comprometió a transplantar una de las dos cabezas en el cuerpo sin cabeza para que ambos niños fueran normales, pero traicionó su compromiso al unir ambos cuerpos y lograr un equilibrio que nadie comprende ni aplaude.

Dualidad

Cada uno de los párrafos que integran el siguiente relato es un microrrelato.

I

En el colegio cundió una controversia de que si Pablo y Pedro era un solo niño con dos cabezas o eran dos niños con un solo cuerpo, hasta que los profesores acordaron considerar ambas posibilidades, según la idea que tuviera cada una de las cabezas del mismo cuerpo.

II

Cuando Pablo y Pedro llegaron a la pubertad surgió un nuevo problema, pues uno comenzó a sentir atracción sexual por las mujeres, mientras que el otro empezó a sentir lo mismo por los hombres. Las cabezas entraban en conflicto cada vez que ocurría una erección…

III

Pablo tuvo su primera novia, con la que acordó ignorar a Pedro, siempre solo, acumulando envidia y frustración. En venganza, cuando Pablo y su novia se besaban, Pedro los maldecía y auguraba en voz alta un futuro trágico, hasta que fue insoportable para los novios…

IV

La enemistad entre Pedro y Pablo hizo imposible que siguieran juntos y dejaron a la suerte la muerte de uno para que el otro fuera feliz. La moneda favoreció a Pedro, pero la mano se negó a disparar contra su cabeza y, en el forcejeo, el disparo se desvió al corazón.

Aberraciones

Uno de los experimentos más exitosos del Escuadrón 731 fue agregar una segunda cabeza al mismo cuerpo. Primero logró un perro bicéfalo. Después implantó una cabeza de perro al cuerpo de una vaca. La última perversión en este sentido fue un niño con su propia cabeza y la de un minotauro…

El castigo

Tenía cinco años de edad cuando, una noche de diciembre, sus alcohólicos padres lo echaron a la calle por rezongar; él lloró y gritó, golpeando la puerta del ruinoso edificio hasta que un gruñido a sus espaldas lo paralizó; oyó pasos y cadenas a rastras cada vez más cerca; luego una sombra lo cubrió de oscuridad desde lo alto. Al reventar el cielo, tuvo lugar un reflejo en los húmedos ojos del niño: una mano grande lo alzó en vilo y lo arrojó al interior de un costal. Bajo la lluvia, el pequeño sintió frío y un golpe brutal, por el que nunca jamás volvió a sentir nada… ni a rezongar.

Fin del cuento

Krampus arrastraba sus pasos a medianoche por una calle desolada, cargando su costal y su cansancio, cuando una horda infantil emergió de las sombras, empuñando piedras, cuchillos de cocina, botellas vacías, varillas metálicas… Los pequeños vándalos descargaron su furia con rencor acumulado y, una vez terminado el implacable ajusticiamiento, regresaron a sus madrigueras, unos por los boquetes de los muros, otros por las alcantarillas. En el lugar de los hechos no quedó más que una mancha.

Manicomio repentino

Irrumpieron los locos en la solemnidad del Congreso, armados con matracas y panderos, silbatos y cornetas; llevaban sombreros de cartulina y serpentinas de colores; echaron confeti al aire y desplegaron una manta que decía: ¡Nosotros somos ustedes! En medio de un estruendo estresante y demencial de gritos y carcajadas, su líder empuñó un micrófono para llorar a todo volumen y a todo pulmón. ¡Fue maravilloso!

Tic TOC, tic TOC, tic TOC

«Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos», dice un poema de León Felipe. «Todo el mundo está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo». Y los cuerdos recetan choques eléctricos a los cerebros de otros, hacen lobotomías y, si percibes la contaminación en el aire, te diagnostican trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y te empastillan para que acabes como Vicente Fox. «¡Qué bien marcha el reloj! ¡Qué bien marcha el cerebro! / Este reloj…, este cerebro, tic-tac, tic-tac, tic-tac, es un reloj perfecto…, / perfecto, ¡perfecto!»

Híbrido

Y los muchachos del barrio le llamaban loca
y unos hombres vestidos de blanco le dijeron ven
y ella gritó no señor ya lo ven yo no estoy loca
estuve loca ayer pero fue por amor
no estoy loca no estoy loca
solo estoy desesperada
doctor siquiatra
no le pagaré la cuenta
doctor siquiatra
la la la y tan tan

Diálogo temático

-¿Qué estás haciendo?
-Por eso.
-¿Por eso qué?
-Los conejos.
-¿Cuáles conejos?
-Como los payasos del circo.
-¿De qué hablas?
-Los catres delgados son más anchos.
-¡Estás loca!
-¡Dios, por favor, ayúdalo a entender!

Entonces Dios tecleó Delete.

El demente

Érase un candidato a presidente de México que, para acabar con la corrupción, ofrecía perdonar a los corruptos, y para acabar con la violencia ofrecía perdón a los capos del crimen organizado, y todo era perdón en su programa de impunidad llamado Proyecto de Amor y Paz 2018.

Premonición

El Partido presentó en comisiones y al pleno de la Cámara un proyecto de Ley para la abolición de la vergüenza y la conciencia, castigando con cárcel y elevadas multas a quien fomente sedición informativa y pesquisas morales cuando atenten contra la falta de valores. [1]


1. Días después de publicado este microrrelato en Tuiter, el Senado devolvió a la Cámara de Diputados el proyecto de Ley de Seguridad Interior, también llamada Ley de Represión Interior, y la Cámara baja envió a la Cámara alta un proyecto de «Ley Mordaza».


Noches de microrrelato

Mi regreso a las noches de microrrelato en Tuiter, después de meses, inaugura para mí la extensión de 280 caracteres. El #Microhorror de los martes estuvo dedicado a los demonios rojos; la #Monoficción de los miércoles, a la escritura; el jueves erótico (de horror por mala costumbre) tuvo como tema el olfato, y el #PánicoSiniestro de los viernes trató sobre caníbales. He aquí mi participación ligeramente mejorada:

Demonios rojos

Llegó a la fiesta de disfraces con tan convincente apariencia que todos, entre la fascinación y el horror, festejaron su roja presencia, no así el vapor de azufre que exhalaba su boca, ni su voz resonante de ultratumba que parecía un presagio de la masacre en ciernes.

***

Atravesó el desierto bajo un sol calcinante que prendió fuego a su ropa; él rodó por la pendiente para apagar las llamas; llegó desnudo al pueblo, entró a la cantina, pidió agua, agua ardiente, y se miró al espejo: su piel era roja, tenía cuernos enanos, colmillos y cola.

***

Oh, demonio tan rojo y grande como el odio que me desborda. Tuya será mi venganza y tuyo mi agradecimiento por acudir a mi llamado lleno de ira desde las profundidades del averno. ¡Hoy arrasaremos con sus mediocres almas y los aplastaremos como gusanos! ¡Que así sea!

***

Tan rojo era de pies a cabeza que, al bañarse de sangre de la concurrencia, parecía que sudaba con la comilona, como suelen sudar las bestias famélicas en sus atracones al devorar una presa. La única diferencia en este caso es que la presa fue multitudinaria.

***

Era la encarnación de la venganza contra quienes comen carne roja. “¡El demonio soy yo!” –les dijo, y los destazó a todos, que ahora se arrastran en carne viva.

Caníbales

Cuando la familia cayó en desgracia, para sortear las penurias del cautiverio, dejó que la suerte decidiera quién de ellos mismos sería el alimento de los demás. El siguiente lo fue por voluntad propia para curar su culpa; también el tercero y el cuarto… La culpa del último era tan insoportable que se castigó a mordidas hasta morir.

***

Caníbal desde que se alimentaba con el pecho de su madre (no del contenido, sino del continente), siguió saciando su hambre asesina con sus primos y tíos, sus compañeros de escuela y sus maestros. Los padres, mutilados, acabaron con la pesadilla demasiado tarde.

***

Desde la inmovilidad, acostado bocarriba sobre la mesa, escuchó a la decena de anfitriones empuñar cuchillos y tenedores mientras uno de ellos decía en tono beato:

-Gracias, Dios, por este alimento. Bendícelo y bendice nuestra hambre, que somos tus siervos. Amén.

***

Los comensales elogiaron el buen sazón de Hannibal Lecter, con excepción de su discípulo, el único ausente.

–Habría disfrutado tanto como nosotros de tan suculenta cena –opinó uno y lo secundaron los demás.

–Ahora está dentro de ustedes –pensó Lecter, sonriendo.

***

Grenouille sabía que una gota de su perfume podría poner de rodillas al Papa y hacer que besara sus pies, pero prefirió volver a la miseria de París y echarse encima todo el contenido de la botella. La seducción del aroma desbordó la devoción de los hambrientos.

Olfato

No es lo mismo aroma que tufo. La bella tenía lo primero; la bestia lo segundo. El sudor de la bella era nuevo y limpio; el de la bestia estaba intoxicado, acumulado y viejo, como el rencor… hasta que el cuerpo de la joven perdió su olor natural en el congelador.

***

El olfato del asesino percibe miedo cuando su presa camina por la oscuridad; él emana un hedor genital cuando ella se acerca, mezclando el miedo con repugnancia, que también capta su victimario. Al ocurrir el abrazo, los aromas se condensan en un grito ahogado.

***

El olor aumenta en la medida que te acercas al cuarto oscuro, en donde los cuerpos están en contacto y constante movimiento; es un olor a sudor y otros fluidos, y es intenso. La mirada cede al olfato su función sensitiva y, una vez adentro, tiene su turno el tacto.

***

El olor de tu desnudez en la penumbra delató un deseo que hizo crecer el mío y fuimos dos cuerpos unidos en el intercambio de fluidos y placer. Ahora huelo a ti y me excito, me satisfago en tu ausencia. Ya no te necesito. Gracias.

***

Cuando la señora se despidió del amigo de su hijo con un beso en la mejilla percibió un olor a urgencia de adolescente y le transmitió la suya de mujer experimentada pero abandonada y sola. Cuando el amigo se atrevió por fin a visitarla en ausencia del hijo, pasaron del olfato a la complementación de las urgencias.

***

Era una experiencia erótica: los aromas armonizaban como notas musicales en concierto, hasta que alguien soltó un pedo y alguien más un eructo, y la molestia de algunos emanó adrenalina captada por los perros que irrumpieron furiosos y todo terminó en un desastre.

***

Conocer su anatomía dejó un aroma en mi piel y un recuerdo en la memoria, que se disipan ahora y es urgente renovarlos.

Escribe sobre mí

Escritura

Me dijeron por teléfono que traerían las escrituras de la casa y llegó un camión con papel tapiz de inscripciones crípticas. Ignoro si dice algo, pero al vestir las paredes, confiere a la casa una atmósfera de intelectualidad antigua y lapidaria. Desde entonces tengo pesadillas y despierto con cefalea.

***

El súcubo escribía un diario desde hacía cuatro siglos. En los sótanos de su lóbrego castillo, ese diario emparedaba las recámaras. Cuando Ariadne vio su dimensión, pensó que requeriría de toda una vida para leerlo, así que se entregó con obsesividad insomne a la tarea…

***

En el camino al tianguis pasé junto a la muchacha que vendía flores en la banqueta; se acurrucaba en posición fetal para resistir el frío. A mi regreso, decrépita ya, seguía tiritando y, con una tristeza desoladora, me dijo: “Vuelve a mí, tú sí escribes muy bonito”…

***

En Facebook había un espacio breve y una instrucción fascinante: “Escribe algo sobre ti”, así que, después de mucho pensarlo, terminé tatuándome una leyenda: “No confundo escritores con escribidores y mucho menos con escribanos, sino ‘escribe algo sobre ti’ con lectura de manos entre gitanos”.

***

Cuando la censura lo despojó de papel, pluma y tinta, él escribió con vino en el mantel; ella decomisó ambas cosas y él escribió con sangre en las paredes; ella le puso una camisa de fuerza y él dictó a los locos de celdas contiguas su delirio para que lo transmitieran.

Escribe sobre ti

 


Pinches zombis

zombies

Simulé ser uno de ellos para pasar desapercibido, pero a la hora de comer gente viva entendí que yo había dejado de simular.

***

Lo más nefasto de ser devorado por zombis es reconocer, entre sus rostros famélicos, los de mi familia.

***

Los zombis se alimentaban con gente viva, las momias caminaban como sonámbulos y yo bostezaba mientras los cerebros del público se hacían pedazos.

***

En una película serbia, el horror se tornó bizarro cuando, asediado por los zombis, el protagonista se atragantó de Viagra.

***

Aquella película causó la bancarrota de los estudios cuando, a mitad del rodaje, miles de zombis emplazaron a huelga de extras.

***

–¡Un ángel! –exclamó alguien.
–¡Te amo! -declaró una muchacha.
Grenouille se había echado encima el perfume y, con pasividad saturnina, esperó a que sus antiguos compañeros de penurias lo devoraran. ¡Hasta sus ropas y zapatos se tragaron los muertos de hambre!

***

El homenaje multitudinaria a los grandes veteranos del rock degeneró en catarsis caníbal cuando las hordas zombis irrumpieron en la gradería. No quedó nadie vivo.

***

Infestaron el mundo, caminando con la vista fija en las pantallas de sus teléfonos celulares y pasaron del autismo a la muerte cerebral.

***

No era un bodrio de horror barato ni un simple problema de lenguaje, sino la realidad mexicana: estaba en tierra de zombis.

***

Un escalofrío invadió mi cuerpo al ver el zócalo infestado por una desbordante y aplastante masa de zombis. En el templete, los arengaba El Peje.

***

La moda zombi alcanzó tal desproporción que, en México, por ejemplo, formaron partidos políticos y ganaron todas las elecciones.

***

En México, la epidemia zombi se generalizó y terminó por identificar y unir a los infectados, que ahora la llaman nacionalismo. zombies


33 microrrelatos

Círculos del infierno | Perversión erótica

Círculos del infierno | Perversión erótica

Crímenes pasionales

Al escuchar el gemido pasional de su adúltera madre, el hijo ediposo irrumpió furioso en la recámara con una sierra eléctrica, pero tal era su ofuscación que no pudo encenderla y rompió en llanto, así que los amantes lo consolaron: “No te sientas mal, son cosas que pasan”.

***

Al escuchar el gemido pasional en ausencia de su padre, el hijo ediposo irrumpió furioso en la recámara con una sierra eléctrica y se destazó ante los ojos de su adúltera madre y el amante.

***

Un niño observa desde adentro del armario que su madre se acuesta con el amante, que su padre irrumpe furioso en la recámara y los acribilla, que oye algo en el armario y también lo acribilla.

***

Un niño escondido en el armario los observa: su madre tiene un acostón con el amigo; su padre irrumpe furioso en la recámara con un hacha y… ¡Corte!

***

Ella roció de balas a la pareja de amantes en pleno acto de adulterio y, una vez acribillados, les quitó de encima la cobija: ambos eran hombres.

***

Convencida por el amante, la esposa infiel se dejó esposar a la cama; el amante se fue y llegó el marido con un bidón de gasolina y unos cerillos.

***

–Golpeas la puerta y gritas: ¡Abre, desgraciada, sé que estás allí! –le propuse a Chucho, y él agregó: ¡Sé que estás con otro, sé que estás con otro!

***

Escribe un crimen pasional, me pidieron, pensando en celos conyugales o algo así, pero yo imaginé el asesinato de Trotsky por la pasión estalinista.

***

Un asesinato pasional, dijo el profesor, pensando en celos maritales o algo así, pero el alumno imaginó la crucifixión de Jesucristo.

***

El cuento debía narrar un asesinato pasional, así que describí la relación de una pareja que asesinaba esperma con gran pasión.

Asesinato de Trotsky

Asesinato de Trotsky

Círculos del infierno

El primer círculo del infierno está en la tierra invadida: el soldado que lanza llamas recibe un disparo que lo hace arder.

***

El segundo círculo del infierno es la retirada: los japoneses expulsan a los invasores, salvo al que trata de sacar a los heridos.

***

El tercer círculo del infierno es la pérdida total: no queda nada más que dolor entre las llamas, las cenizas, los cadáveres humeantes…

***

El cuarto círculo del infierno es el tránsito: de los escombros al hospital y la certeza de que no queda motivo alguno para vivir.

***

El quinto círculo del infierno prolonga su agonía para nada que no sea saberse un bulto sin extremidades ni comunicación…

***

El sexto círculo del infierno es la conciencia del pasado sin futuro en el presente. Cuanto más dulce la memoria más duele.

***

El séptimo círculo del infierno es un mensaje en clave morse que responde al S.O.S. y la súplica de eutanasia: derecho denegado.

***

El octavo círculo del infierno: cuando el paciente sabe que debe tener paciencia pues ahora sus restos sirven a la ciencia.

***

El noveno círculo del infierno es un repaso frustrante: mordería su lengua para desangrarse, pero no tiene dientes ni lengua.

***

No hay décimo círculo en el infierno: una enfermera piadosa pone fin al dolor, permitiendo al bulto el alivio de la muerte.

Hasta el último hombre | Johnny cogió su fusil

Hasta el último hombre | Johnny tomó su fusil

Perversión erótica

Ella finge indiferencia; un ruco toca sus nalgas y levanta lentamente la minúscula falda. En la siguiente estación, otro usuario ocupa el lugar del ruco.

***

Fantaseaba que su marido la llevara, sin ropa interior, a una de esas reuniones y, en algún momento, perder la cuenta de los hombres a su alrededor…

***

Su fantasía: que los ancianos jefes pasaran de las miradas lujuriosas al encuentro en un edificio abandonado, a desnudarla y usarla.

***

Ella en el restaurante sentada entre los dos que vendaron sus ojos, abrieron su vestido y llamaron en silencio al mesero negro.

***

–Padre, quiero confesar mis pecados.
–¿Cuándo los cometiste, hija?
–Lo hago ahora mismo, padre.
–¡Detente, pecadora!
–¡No puedo!

***

Disfrazada de plebeya, salía del castillo a medianoche para confundirse con las putas de las tabernas y quitarles la clientela.

***

Tahoma y yo les agradecemos por este jueves de perversión erótica y placentera; pueden pasar ahora por nuestros fluidos y suciedades.

Hans Bellmer

Hans Bellmer

Pérdidas

La vida no es más que pérdida de tiempo, se dijo el pesimista cuando, en busca de un atajo, saltó a las vías del metro y pasó al otro lado.

***

Herido por la pérdida, regresé a la soledad de la casa y me recibió esparcida en abundancia tal que no era posible ni siquiera caminar.

***

–¡Has perdido la sazón! –espetó el marido ante un plato de sopa, sonó una música de tragedia telenovelera y la esposa rompió en llanto.

***

Desde que tengo uso de razón tengo también memoria y recuerdo que, de niño, tenía razón pero no la usaba. ¡He perdido la razón!

***

–¡Basta de pérdidas! –grité cuando, abandonado por las musas (que siempre fueron unas perdidas), me quedé también sin reflejo ni sombra.

gettyimages

“El sueño americano”

El innombrable

Érase un país tan pobre que ni siquiera tenía nombre ni cultura propia y tan loco estaba el pobre que solía confundir su demencia con democracia.