Cuentos circenses

Fuentes confiables que solicitaron el anonimato han revelado que, a diferencia de lo que nos vende la historia oficial, el gran jefe de los indios sioux, Toro Sentado, formó parte del circo de Buffalo Bill hasta rebelarse, no por el exterminio de su propio pueblo y los demás nativos de Norteamérica, sino porque otro actor del espectáculo, un hombre blanco de la peor calaña, soldado en retiro con el que debía representar la escena teatral de una batalla verídica, le arrancaba las orejas postizas y nunca se las devolvía.

«Mujer que camina como hombre», así llamada por los indios del circo, había sido pistolera en su juventud y ahora era una tiradora infalible de tamaño monumental, que solía defender del hombre blanco al jefe indio y regalarle un nuevo par de orejas hechas a pedido, pero un día encontró en su casa rodante al abusador y sus cómplices descuartizados a golpes de hacha y sin cuero cabelludo.

Buffalo Bill reprendió a Toro Sentado, lo echó del circo a mitad de una gira por Europa y amenazó con asesinarlo si volvía, pero el legendario cazador y enemigo de los indios fue también objeto de la ira del gran jefe y acabó como sus antiguas víctimas: muerto y desollado.

Con su fundador pasó a la historia el circo de la ignominia yanqui, y Toro Sentado vivió sus últimos días en las tabernas de Inglaterra, borracho, amargado, sin pueblo, sin casa y sin orejas.

***

La mayor atracción del circo rodante de Bronco Billy era el propio Bronco Billy, que lanzaba cuchillos con los ojos vendados al cuerpo giratorio de una mujer, disparaba desde su caballo en movimiento a platos voladores y aconsejaba que los niños comieran avena… hasta que empezó a envejecer y, cada vez con más frecuencia, sus cuchillos se incrustaban en las piernas y los brazos del cuerpo giratorio y, en una ocasión, apuñaló el cuello de la mujer, y también con frecuencia creciente, las balas de sus disparos daban en los postes de la carpa y, en una ocasión, la hizo caer entera sobre el público y, en otra ocasión, disparó a la cabeza de un niño que, desde entonces, compite con el causante de su desgracia como atracción circense: es el niño sin cabeza, y el viejo Bronco Billy, aunque sigue siendo el dueño nominal de la empresa, ya no hace más que mantenerse borracho y cometer despropósitos y descalabros seniles, no da una el pobre diablo ni sirve para nada… ¡puras vergüenzas!

***

Cazada en África y vendida como esclava en Estados Unidos, fue comprada por el dueño de un circo y exhibida como fenómeno, pues era poseedora de unas inmensas nalgas, las más grandes y carnosas del mundo conocido hasta entonces por la “civilización” occidental. Muchos hombres ofrecieron dinero al dueño por usar esas nalgas en la intimidad para saciar el deseo y la curiosidad morbosa, y el dueño, muy complaciente, acumuló una fortuna de tamaño proporcional al de su principal negocio: las nalgas de Saartjie, también llamada «La Venus Hotentote» por su origen en esa tribu del suroeste africano.

Así fue durante años, hasta que unos pescadores hallaron a orillas del río más cercano al circo el cadáver del cirquero venido a proxeneta y muerto de asfixia. La policía, desde luego, averiguó que habían desaparecido al mismo tiempo la negra de nalgas descomunales y la fortuna amasada a costa suya. Tiempo después, se oyó el rumor de que la mujer se ocultaba en la mansión de un nuevo rico en función de prestanombres, donde ella regenteaba un prostíbulo de esclavas liberadas a medias.

***

Una mujer barbuda y con pelo en el pecho, otra con cuerpo de gallina por haber sido infiel a su marido, una niña con cuerpo de araña por desobedecer a sus padres, unos trapecistas sin piernas, unos payasos que hacen de las suyas (quemar vivos a los indigentes mientras duermen) en los parques de noche, unas hermanas siamesas con diferentes gustos, sobre todo sexuales, unos enanos pedófilos, un gigante con gerontofilia y un domador de miniaturas, entre otros fenómenos y atracciones circenses por curiosidad antropológica, se presentan en compañía de animales mutantes no menos fenomenales por la indefinición de sus especies, y hacen las delicias para el público demente de manicomios infantiles en Serbia.

***

Uno de los locos del público reconoció bajo el maquillaje y los disfraces, entre los fenómenos del circo visitante, a sus antiguos compañeros que escaparon del manicomio y volvieron para dar, ahora de entrada por salida, un espectáculo alucinante.

***

Animales esclavos: un elefante maltratado en el circo, torturado con descargas eléctricas y golpeado con un gancho por el actor Christoph Waltz en el rodaje de la película Water for Elephants, anciano de por sí, fue liberado por una asociación defensora de los derechos animales y, desde entonces, aprende a dibujar y pintar junto con otros de su especie; tres leones sin dientes y domados a latigazos fueron liberados por la misma asociación y ahora se dedican a descansar…

Eso “informaba” el reportaje de un periodista que, chayote mediante, más bien desinformaba para ocultar la triste realidad: que los elefantes aprendían a dibujar y pintar estimulados con más toques y choques eléctricos, o pequeños premios en su caso, y que el descanso de los leones era verídico, pero eterno, todo en eras del dinero que mucha gente donaba para el rescate de animales esclavizados por los circos.

***

Una de las máximas atracciones del circo era una contorsionista que hacía pasar los brazos, el torso y la cabeza entre las piernas hasta volver al lugar original ocho veces, de modo que al final parecía más bien un ser de otra especie, un rarísimo espécimen, y comenzó a cobrar el doble, como contorsionista y fenómeno, lo que originó fricciones y conflictos laborales, causantes a su vez de la bancarrota del espectáculo…

FIN

Anuncios

Acerca de Ivanrín

Lee la página "Acerca de mí (egomanía)" Ver todas las entradas de Ivanrín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: